La vida en Bordeaux

Entradas etiquetadas como ‘ciudad’

Día 76


Jardin Public

La tarde en el Jardin Public fue bien, ya que el tiempo acompañaba. Entramos por el lado del río. Nada más entrar vimos un estanque con diversos cubículos, en los cuales había diferente flora.

Estanques del Jardin Public.

En el estanque principal había peces y algún pato. Al acabar el gran estanque había una especie de zona con diversas rocas, árboles y plantas.

Lo curioso de ellos es que, a modo recorrido, había pequeñas indicaciones que explicaban qué tipo de especie era aquello que estabas viendo, sobre todo árboles, y de dónde procedía. La procedencia era variada, de todos los continentes.

Al acabarse el camino te encontrabas con césped. Ahí nos detuvimos. Estuvimos un rato disfrutando de la tarde. Como os entró sed, nos fuimos. Sin darnos cuenta de que en la parte final del parque, se encontraba el jardí botánico, junto a un bar, cubierto en parte a modo invernadero. ¡Qué lástima!

Pero volveremos y lo veremos entero.

Las verdad es que recomiendo la visita  ya que es un sitio curioso de conocer, y eso que sólo he visto la mitad del lugar, y pese a las obras y edificios que afean y rodean el Jardin Public.

Os dejo una foto detalle de uno de los cubículos, donde había caracolas vivas. Jamás había visto algo así, y mucho menos en un parque.

Caracolas en uno de los cubículos estancados. En otros había renacuajos, peces...

 Saludos 😛

Anuncios

Día 11


Quehaceres y visitas

Hoy ha sido un día de recados: he ido a Segalen II a firmar unos papeles. Y luego a Segalen III, ya que hoy, como os dije ayer, salía el resultado del examen de francés.

He estado un rato buscando. Al final una mujer me ha dicho que se habían retrasado y que estarán mañana, aunque no se sabe a qué hora.

Bien, después me he dirigido al lugar donde se hacen las inscripciones para hacer las actividades, y estaba cerrado por una “reunión excepcional de 3 horas”.

Vaya mala pata.

Me he vuelto a la residencia para ir a la lavandería. Pero había ido mucha gente y ya no quedaban turnos hasta mañana.

Decepción…

Sin embargo, me han dado hora para ver a un orientador el martes, ya que parece que existen cursos de francés que puedo hacer hasta que empiece mi curso (el 30 de febrero) y la asignatura que me falta (en marzo).

Mañana iré a hacer todo lo que no he podido hacer hoy, y si tengo tiempo quizá me acerque a ver la Catedral de Saint André ( gótica, aunque de origen románico, construida a finales del siglo XI y reformada en varias ocasiones ), ya que he pasado cerca de ella muchas veces y tengo ganas de ver todos sus rincones y descubrir si su interior es tan impresionante como su exterior (desde 1998 forma parte del Patrimonio de la Humanidad como parte del Camino de Santiago de Compostela en Francia).

Para la semana que viene tengo un planing de cosas para visitar ya que dispondré de coche ( me viene a ver Rub  ♥, qué ilusión):

  • El Puerto de la Luna de Burdeos, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007 .
  • La place de la Bource – la imagen de ésta ilustra la parte de arriba de este blog-.
  • La Gran Duna de Pilat , la duna más alta del continente europeo (está a 25min en coche, en Arcachon).

Y, aunque he pasado por al lado, no he tenido tiempo para detenerme y deleitarme con el ayuntamiento, el teatro (quería ir a ver Hamlet, pero las entradas están agotadas…), y monumentos varios en el centro de Bordeaux.

P.D Os dejo una foto para que os hagáis una idea de lo que estoy comiendo. ¡Hoy estaba muy rico! Como no me gustan los entrantes -las ensaladas, ni la verdura…), he cogido 2 postres -3.05e-.

Día 0


Bordeaux

Ya he llegado a Burdeaux después de una emotiva despedida.
Estoy exhausta ya que en 4 días, he dormido 8 horas. Sin embargo, el cansancio no me ha impedido ver cómo mi avión atravesaba unas espesas nubes blancas y se adentraba en la niebla de Bordeaux, donde se distinguían casitas, muchas de ellas con grandes piscinas aún llenas de agua.
Para salir del aeropuerto e ir en dirección Bordeaux, he seguido a la gente hasta que de repente se han parado. Enseguida ha llegado un bus en dirección Bordeaux con última parada ” Quinconces-Munich”.
Si hay una palabra que encaje perfectamente conmigo, es caos (aunque luche contra él). Y como soy un desastre, he perdido por el camino la dirección de mi hotel. así que he cogido el bus (1.40e) y me he bajado en la última parada.
Y de nuevo, casas y más casas, ahora adosadas y con un caminito de césped verde a modo de calle, que las iba separando de vez en cuando.
Ya al acabar el trayecto, se empezaba a configurar ante mí una ciudad con edificios medianos. No sé decir cuánto rato he estado en el autobús. Puede que 45min.
Una vez he conseguido la dirección llamando a casa, he preguntado por ella. Nadie la conocía. Me decían “Je suis desolé“. Me apasiona esa expresión tan sentida desde la primera vez que la oí. Aunque quiere decir “lo siento” parece que digan que están desolados. Me encanta esa palabra. Desolado, desolación.
Finamente me han indicado una parada de tranvía. He hecho transbordo.
Me he llegado a desesperar mucho una vez me he bajado puesto que me dirigía al número 36, y sólo existía el 37. Si me iba a la acera de enfrente donde los números eran pares, empezaba otra calle. He estado una hora y media para encontrar el hotel, con un agotamiento físico y moral notorio, y con dos maletas y una mochila que jorobaban y chapaban cada vez mas mi cuerpo, así que en cuanto al fin he entrado por la puerta de mi habitación (mañana os contaré cómo es) me he comido dos patatas asadas que traía con jamón, y me he ido a dormir.
Y aquí estoy ahora, apunto de darme una ducha, buscar cómo ir a la uni mañana, para después ver una peli y dormir.

Mañana el aire callejero de Bordeaux volverá a golpear mi rostro con aire frío de montaña. Ahora lo hacen los coches, a mis oídos.
¿Acabará cautivándome por dentro esta ciudad tan fría, a mí que soy tan cálida?

Nube de etiquetas