La vida en Bordeaux

Entradas etiquetadas como ‘salir de fiesta’

Días 27 y 28


Braderie

¡Hola!

Perdonad por mi retraso al escribiros. Lo destacable de mi día 27 fue que fui a una “braderie” se hacen dos veces al año, durante tres días consecutivos. Es una especie de rastrillo-mercadillo, donde las tiendas sacan a la calle unas paradas con lo que no han vendido en las rebajas a un precio reducido. ¡Me compré una mochila por 4 euros y unos zapatos por 5!

La verdad es que estuvo bien, ojalá hubiera tenido más tiempo para ver más, pero llegué algo tarde. Después me fui a una fiesta que estuvo muy bien. Lo de siempre: llevas algo para beber y entras en una casa a la que alguien te invita. En este caso fui al piso de una española, Carlota, que es española y comparte piso con otra española. Se llenó de gente: había griegos, italianos, franceses, alemanes y españoles. Me lo pasé en grande y de nuevo aprendí un montón de francés.

Y luego volví en el bus.

A partir de las 00.30 no hay tram hasta las 5. Así que desde Victoire pasan buses cada hora (1.40, 2.40, 3.40, 4.40) y te van dejando en las paradas de tram prácticamente, va en paralelo.

El domingo me tocó estudiar, descansar y planificar la semana.

P.D Aquí tenéis fotos de la braderie http://www.saint-tropez.fr/fr/Agenda/Retourenimage/tabid/453/BlogDate/2010-10-31/DateType/month/Default.aspx .

Días 25 y 26


Cafés y lugares culturales

Mi día 25 consistió en ir al curso de francés y aprender muchísimo a través de la música, de traducir las canciones, de escuchar e intentar saber qué dicen. Ciertamente el curso va bien y mi francés va mejorando, como el del resto de la clase, lo que hace que nos podamos comunicar entre nosotros cada vez mejor y que haya cada vez más buen rollo. Hay gente de todos los países en el curso, de todas las edades y que se dedican a cosas completamente diferentes: desde estudiar una carrera, un doctorado, gente que está investigando, gente que se ha casado con algún/a francés/a y está aprendiendo el idioma, gente que lo necesita para trabajar… Eso te obliga a relacionarte en francés y vas aprendiendo el idioma, pero también las impresiones que tienen de Bordeaux las diferentes personas de la clase, así como detalles del lugar de donde vienen.

Y ayer, en mi día 26, fui al Café Brun a ver un concierto de Jazz. Este café estaba decorado de un modo muy bohemio, muy típico francés: me encantó la iluminación, el ambiente, la decoración, las figuras, el forro de las paredes, los cuadros y en definitiva todos los motivos culturales que hay.

Café Brun

El concierto era a las 19, y nosotros llegamos una hora antes para coger sitio. Y menos mal…porque al cabo del rato no cabía ni una aguja. Sirven todo tipo de cerveza, sobre todo francesa, pero los que no son cerveceros -yo- pueden tomar cocktails e incluso sangría. ¿El precio? A partir de 3,5e. Está bien, considerando que suelen hacer conciertos y éstos suelen ser gratuitos.

El grupo que fuimos a ver, Alasoruce (http://www.myspace.com/alasourcemusic), toca y canta folk francés, y me gustó mucho verlos porque así conozco un poco más la cultura francesa y el espíritu bordelés. Sin duda, volveré a éste café, y buscaré otros similares, ya que parece ser que hay una gran oferta cultural en los bares y cafés de Bordeaux.

Más tarde, buscando un bar que cerrara tarde para refugiarnos del frío, acabamos en Au chat qui pêche, “El gato que pesca”, donde por 5 euros te haces socio para toda la temporada entregándote un carnet al momento. Sólo puedes entrar con dicho carnet. Está abierto hasta las cuatro. Cuando entré descubrí que era una especie de punto de reencuentro cultural, con salón de té, caricaturas artísticas en las paredes, pequeño escenario para actuaciones…Hay sofás, mesas…Y durante el día hacen comidas.

Au chat qui pêche

Ya hoy, para escribiros, he buscado algo de información por internet de este sitio tan curioso, y he visto que puedes dejar en el mostrador un CD de música para que lo vean y si consideran que es bueno, puedes actuar allí.

Ellos se describen como “Un círculo de asociaciones con el objetivo de promover la música local, la promoción de un acceso fácil y conciertos gratuitos para sus miembros”.

En Bordeaux muchas veces el ocio va de la mano de la cultura y ésta es accesible para los estudiantes.

Pasas un buen rato con los amigos, aprendes cosas nuevas y disfrutas de directos impresionantes.

¿Qué más se puede pedir?

Día 13


Una comida, una cena y su después

(13horas)

Aunque vivo sola y sé cocinar muchas cosas (sobre todo al horno), nunca me he aventurado a hacer una tortilla de patatas, ya que mi abuela vive al lado y hace cada semana. Sin embargo… me ha entrado mucho mono de tortilla, así que como tengo huevos, patatas y sal, una tortilla de patatas es viable de cocinar. Pero… ¿me saldrá bien? Ahora mismo la patatas están en la sartén. Voy a ver cómo va y os cuento.

(Un rato después, ya acabada…)

Bueno podría estar mejor, pero… para no tener tapa para darle la vuelta ¡no me ha salido tan mal y está  rica!

Aquí os dejo mi primera tortilla de patatas 😛 y una foto de la cocina:

P.D La cocina se enciende con el calentador de arriba, hay 4 botones. Le das y la vitro se enciende unos pocos minutos. El primer día no lo sabía. Estaba cocinando pasta… y no se hacía nunca. Iba y venía de la habitación y seguía cruda. No sabía el por qué…hasta que me di cuenta de que los fuegos  se autoapagaban . Presupongo que lo hacen así para que estés presente a la hora de cocinar y evitar incendios.

(23.45horas)

Acabo de llegar. Me he ido a cenar con otros eramus a la zona de Saint-Michel, al Quebac que está frente a la iglesia – que le da nombre al barrio-, ya que es súperbarato y está riquísimo. Después hemos ido a un bar que estaba casi vacío. Una hora después no te podías ni mover.  Los cócteles costaban 4 euros, la cerveza 2 y el resto 5e.

¿Qué más os puedo contar? Mañana iré a hacer un tour con Franchesca y Nico por la ciudad, ya que me quieren enseñar sus rincones.

Otra cosa: hoy, cuando he ido a tirar la basura, me he atrevido a entrar al edificio del al lado, ya que siempre veo luz y tenía curiosidad. He descubierto que están ahí los buzones de toda la Village y he buscado el mío. ¡He encontrado mi primera carta! He visto que era del banco francés dándome la bienvenida.

Me ha hecho ilusión.

E ilusionada, me despido hasta mañana. Un beso.

Día 12


Jamais, jamais

Ayer me llamaron para salir un rato a una fiesta. Estuvo bien: tomamos algo en un piso y después jugamos al “jamais, jamais” -mai mai o yo nunca nunca-. Nos lo pasamos bien.

Aprendí mucho vocabulario coloquial, la verdad. Voy progresando a la hora de hablar :).

¡Ah, por cierto! Aunque pensé que me iban a poner en el grupo 1, los resultados del examen de francés me sitúan en el segundo.

Y bueno…tengo bastante sueño, así que seré escueta hoy. Mañana os lo compenso :P.

P.D Hoy os dejo foto de la calle de las compras, Sainte Catherine, de la que ya os he hablado en algún post anterior.

Días 6 y 7


Salir en Bordeaux

Ayer me encontré por casualidad a un grupo de eramus que habían hecho conmigo el examen de francés. Me fui a cenar con ellos y me explicaron cómo funciona el tema de salir (todos ellos están aquí desde septiembre): se va a “fêtes”. De hecho, lo sé de primera mano, porque acepté la invitación a las dos fiestas  que me propusieron.

Después de cenar, fuimos a la primera “fiesta”. Ésta consistía en ir al piso de un francés, en el centro -Victoire- sentados en el sofá (éramos unos diez), beber vino blanco y negro embotellado, y hablar. Había música de fondo animada. Vaya, que la fiesta1 consistía en reunirse y reirse un rato. Y vaya si me reí.

Al cabo de dos horas de charla, nos dirijimos a la fiesta2, donde estuvimos una hora. Esta vez era un loft con música altísima poco bailable, pero en lugar de estar sentados, la gente estaba de pié, sin bailar. Esta vez había al menos 25 personas (nosotros más la gente que ya había allí). Había muchas españolas.

Nos fuimos enseguida, ya que no estaba la cosa muy animada, y si no cogíamos el bus nocturno de la 1.40, hasta las 5 y algo no pasaba ninguno.

Cuando lleve unos días más aquí estoy segura de que me gustará aún más”el rollo” que se lleva en Bordeaux, pero ahora todavía no cojo bien las bromas e ironías y me impiden llevar una conversación en según qué terrenos.

Hoy no ha dejado de llover, como ayer. Así que me he tomado el día “libre” y me he quedado en la habitación descansando.

Tengo muchas ganas de que sea mañana, pues al fin podré empezar con las clases. Mañana me toca Antropología de la Prehistoria, de 10.30 a 12.30.

Cada vez estoy mejor aquí, más contenta y adaptada, aunque eche de menos a los míos, a mi gata, a mis tortugas, y a mi internet rápido.

Mañana más. Un abrazo.

Nube de etiquetas